12 jun. 2011

Robando espinas.

Dicen que las flores con espinas son las más inaccesibles. Las más traidoras, pues suele tratarse de flores hermosas, de gran perfume, que engañan a los corazones románticos que tratan de tomarlas entre sus dedos.
Las llaman pérfidas, como las sirenas que embelesan con su canto, o las arpías de delicado rostro.

Pero quizás el error esté en esos que viven en cuentos egoístas y se niegan a contemplar el mundo con ojos transparentes.
Después de todo, estas peligrosas flores no esconden letales venenos que inoculan a través de finas y suaves vellosidades, ni te atrapan con alguna sustancia pegajosa e invisible. Tan sólo abren tu carne para hacerte
sangrar.

Y es que, creo... que quien no observa es un traidor que hace daño al universo.

Completamente adorables.

Mañana comienzo a dar clases en una academia, creo que por las mañanas. Además de mis tres horas diarias de clases particulares (mi primera vez..!), y de otras 2 o 3 de estudio particular, tengo que ocuparme de mi casa, agasajar a mi hermano y espero que tras eso me quede algo de tiempo para mis múltiples hobbies.
A veces pienso, de forma estúpida, que el mundo es demasiado atractivo para unas vidas tan cortas.
  • Un nuevo espisodio en Crónicas, que es en realidad prólogo del que tenía pensado escribir hoy...al final me extiendo más de lo que tengo en mente. Es lo que tiene improvisar x)

Un dibujillo rápido de principios de año, creo.

No hay comentarios: